Sobre Cobeña

Cobeña es una localidad y municipio español de la provincia y Comunidad de Madrid, perteneciente a la unidad paisajística de La Campiña, situada al lado de Ajalvir. Tiene una extensión de 20,8 km². La localidad fue fundada por los musulmanes, alrededor del siglo X, aunque ya había población allí desde época romana.

El término municipal de Cobeña tiene una extensión de 21 km² y se encuentra situado en el noreste de la Comunidad Autónoma de Madrid, a 24 km de la capital. La localidad se encuentra emplazada sobre la falda de un cerro perteneciente a las terrazas y aluviones que configuró el río Jarama.

El municipio goza de accesos por la N-I (Burgos), N-II (Barcelona) y la M-50. También tiene acceso al Aeropuerto de Madrid-Barajas por la carretera de Belvis de Jarama. Se encuentra a 9 km de San Sebastián de los Reyes, a 11 de Alcobendas, a 3 de Algete y Ajalvir, a 15 de Alcalá de Henares y a 13 de Torrejón de Ardoz.

Cobeña se encuentra dentro en el número 25 de municipios con mayor renta per cápita de la Comunidad de Madrid.

Su suelo en su mayor parte es de carácter arcilloso y arenoso. Estas capas arcillosas permiten que las aguas que se filtran entre ellas vayan a parar al Jarama en diferentes capas, lo que permite encontrar una importante riqueza en acuíferos a profundidades diferentes.

Contiene una gran variedad de especies arbóreas como son el álamo negro, el chopo, álamo blanco, arce negundo, acacias, olmos, fresnos, moreras y pino, que ha sido repoblado en los últimos años. Existe una gran cantidad de arbustos como son tomillo, retamas, zarzales, majuelos, tomillos, etc. que a la vez de dar un formidable aspecto paisajístico cumplen la función de dar cobijo, protección y alimento a la fauna cinegética que aquí se encuentra.

Desde el punto de vista de la fauna, propio de los cultivos de secano, son las aves esteparias, que tienen protección legal determinada por una zona de especial protección de aves (ZEPA), denominada estepas cerealistas del río Jarama.

Encontramos un importante núcleo de avutardas junto con ortegas, gangas, sisón, alcaraván, aguilucho canizo, lechuzas, búhos, tordos, chovas, águila perdicera, cernícalos, autillos, cornejas, paloma torcaz, etc.

Destacan dentro de este ecosistema especies de interés cinegético como la perdiz, la codorniz, la paloma torcaz, paloma común, la liebre y sobre todo el conejo, siendo la caza menor muy importante.

Debido a la gran cantidad de conejos, han proliferado familias de zorros y también se puede ver algún que otro gamo y jabalí de paso.

De la antigüedad de esta Villa se tienen noticias de que ya existía en la dominación Romana. Su fundación se estima en el siglo IX, por los árabes, si bien y a tenor de los documentos aparecidos es en el 1369 (s. XIV) cuando Enrique II de Trastamara, llamado el de «Las Mercedes», expide carta de donación de los pueblos de Alcobendas, Barajas y Cobeña a favor de D. Pedro González de Mendoza, mayordomo del infante D. Juan, su hijo.

La villa de Cobeña queda así bajo el régimen señorial de la Casa de los Mendoza, de Guadalajara, en la persona de D. Pedro González de Mendoza, primer CONDE DE CORUÑA.

El asentamiento de los judíos en la meseta castellana supuso para Cobeña una época de enriquecimiento, a la vez que de importancia en relación con pueblos y villas de su alrededor, pues se hablaba, en su época, del auténtico poder económico y financiero que ejercían las aljamas que constituían el eje de Torrelaguna-Cobeña-Alcalá.

La aljama (judería) de Cobeña eran tan importantes en estos aspectos referidos, que para el alfoz de Alcalá (territorio de varios puebles que forman una jurisdicción) Cobeña era pieza fundamental. Esta alfoz se extendió por villas y aldeas situadas entre el Henares, el Jarama, y el Tajuña, y entre ellas fue notable la riqueza de Cobeña, pues las 70 familias judías que componían la aljama de esta Villa, estaban dedicadas a ocupaciones de tratantes, mercaderes, plateros y cereros, personas ricas y acaudaladas que motivaron el dicho de «Mas vale Cobeña que Alcalá y sus tierras». Se hizo famosa por las bodas que estas familias judías de Cobeña celebraban con otras también de Torrelaguna (matrimonios entre varones de Torrelaguna y doncellas de Cobeña).

En esta Villa nacieron los Colodros, familia que emparentó con los Cabeza, naciendo en esa línea Santa María de la Cabeza, discutiéndose Torrelaguna y Cobeña el nacimiento de la Santa. Según el historiador de la época que lo atestigua, Santa María de la Cabeza nació en una Casa Solariega que existía en un lugar llamado Los Vallejuelos. También está constatado que a una legua de Cobeña estaba la Ermita de Belvis, que San Isidro visitaba mientras se refugió en Torrelaguna cuando Alí, hijo de Yuste, sitió Madrid.

Asimismo, se tienen noticias de que existió un castillo propiedad de D. Álvaro de Luna, Condestable bajo el reinado de Juan II de Castilla, y a la muerte de D. Álvaro, durante el reinado del propio Juan II, el castillo fue derribado. Sus sillares, se cree, fueron empleados por Gaspar de la Peña, discípulo de Juan de Herrera, para edificar la Iglesia hoy existente.

En 1579 (siglo XVI) esta villa contaba con dos alcaldes ordinarios, 213 casa con 223 vecinos, que la Chancillería de Valladolid era la competente para resolver litigios y pleitos, que pertenecía al Arzobispado de Toledo, que no tenía Iglesia Catedral ni colegial, y que no hay más que una Iglesia parroquial bajo la advocación de San Cipriano, que contaba con un hospital de 7 camas para pobres, fundado por Sancho López y su mujer María Alfonso, naturales de esta Villa, donde se curan enfermos no contagiosos, por expreso deseo de sus fundadores.

Noticias más modernas que datan de 1847 (siglo XIX) nos hablan de esta Villa diciendo que se encuentra a cuatro leguas de Madrid, que su clima por lo general es sano, que tiene 70 casas, incluida la del Ayuntamiento, distribuidas en 17 calles de mal piso por lo común, hay una plaza (la de la Constitución) que tiene una cárcel de poca extensión, escuela de instrucción primaria, común a ambos sexos a la que concurren 60 alumnos que se hallan bajo la dirección de un maestro dotado con un sueldo de 3.000 reales, que en las afueras se encuentra el cementerio, que en nada perjudica a la salud pública, y una fuente de buen agua que utilizan los vecinos para su uso, que el correo se recibe por valijero, dos días a la semana, que mantiene ganado lanar, vacuno y de cerda y que cría caza de perdices, liebres y alguna codorniz y la lombriz del piñali.

Qué ver en Cobeña?

Iglesia de San Cipriano
Jardín botánico de Cobeña