Los inquilinos de Fidere en Torrejón se organizan contra la subida del alquiler

Ochenta familias inquilinas permanecen desde este lunes sin contrato en sus viviendas del número 4 de la calle Juan Gris de Torrejón de Ardoz, propiedad de Fidere -filial en España de Blackstone-, tras negarse a firmar los nuevos arrendamientos en los que el fondo buitre les reclama una subida en el precio de sus alquileres de más de un 100 por cien en algunos casos, tal y como ha adelanto Efe.

Los afectados denuncian la subida “abusiva” de sus alquileres por parte de Fidere, que ha pasado de arrendar una vivienda de 55 metros cuadrados por 426 euros al mes a solicitar 860 euros mensuales por el mismo piso, con el pago del IBI y de la comunidad incluidos.

El bloque, construido por la Comunidad de Madrid en 2009 para destinarlo a viviendas de protección oficial del IVIMA, fue vendido a BNP Paribas en 2014 y adquirido en 2015 por la filial de Blackstone.

“No nos vamos a marchar, tampoco vamos a firmar esta subida tan abusiva, nos vamos a quedar porque es lo único que podemos hacer”, señala a Efe Marco Trillo, uno de los inquilinos afectados por las nuevas condiciones de Fidere.

De los 200 pisos de 2 y 4 dormitorios de la urbanización -de cuyos balcones cuelgan ahora pancartas con lemas como ‘Nos quedamos’, ‘Stop abusos’ o ‘Fidere nos roba’-, la subida del alquiler ha afectado a los arrendatarios de unas 120 viviendas.

De ellos, 80 familias se han organizado con el apoyo del Sindicato de Inquilinos para permanecer en el bloque y solicitar que se mantengan las condiciones de sus alquileres.

“Estamos muy unidos. No vamos a ser morosos ni ocupas, vamos a seguir pagando, pero pagando un alquiler que podamos asumir”, indica a Efe Marco Trillo. La intención de los arrendatarios es continuar abonando sus antiguas cuotas de alquiler a Fidere a través de su cuenta bancaria, de un giro postal o depositarla en el juzgado.

“En este bloque hay unas 200 viviendas, pero en Torrejón hay otras seis urbanizaciones más propiedad de Fidere, estamos hablando de unas 1.000 viviendas y un número muy alto de personas en estas mismas circunstancias”, dice Trillo.

De las 120 familias afectadas por la subida, otras 40 se habrían marchado ya de la urbanización o habrían accedido ya a firmar los nuevos contratos “bajo muchas presiones”.

“Nosotros no podemos salir de aquí. Si salimos la única opción que nos queda es irnos a un pueblo y tener que cambiar a los niños de colegio”, añade Trillo, que señala que entre las afectadas hay muchas familias con hijos menores y algunas con problemas de salud.

Los vecinos denuncian que debido a la concentración de viviendas en sus manos, Fidere controla el precio de los alquileres en el bario del Soto del Henares.

“Se escudan en que van a subir el alquiler al precio del mercado, pero ellos tienen el 90% de los alquileres de la zona. El particular que quiera alquilar una casa en el barrio se va a regir por sus precios”, señala el vecino.

Como en el caso de Torrejón, vecinos de diferentes bloques de Vallecas, Carabanchel o Tres Cantos, propiedad también de Blackstone, se han unido a la campaña Bloques en Lucha del Sindicato de Inquilinos de Madrid.

“Están desobedeciendo una ley, pero una ley injusta, como es la Ley de Arrendamientos Urbanos, que permite a Blackstone subir un 100% el precio del alquiler de estas viviendas”, señala a Efe Javier Gil, portavoz del Sindicato de Inquilinos.

El equipo jurídico del Sindicato se encuentra ahora “estudiando los contratos” con los que la Comunidad de Madrid, con Ignacio González como presidente, vendió estos bloques del IVIMA en Torrejón, “para emprender medidas legales”, añade Efe.

información torrejón de Ardoz, actualidad torrejón de Ardoz, noticias torrejón de Ardoz, información corredor del henares, actualidad corredor del henares, noticias corredor del henares, madrid actualidad