Endurecimiento de los controles en los salones de juego de la Comunidad

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado, este martes, el decreto de control de los salones de juego que endurece los controles de acceso físico y establece medidas como que su ubicación no pueda estar a menos de 100 metros de los colegios de la región, un texto que ya contaba con el dictamen favorable de la Comisión Jurídica Asesora, y que entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

De esta manera, se establece un control normativo para los 385 salones existentes en la región madrileña, si bien prevé un régimen de transitoriedad de un mínimo de diez años para los casos de autorizaciones vigentes o en autorización de los citados establecimientos.

En el caso del control de los accesos, la norma pretende evitar el acceso a estos locales, tanto de los menores de edad como de las personas inscritas en el registro de prohibidos, para lo que deberán establecer un servicio de admisión y un registro de entrada. Los propietarios de los salones de apuestas tienen un plazo de seis meses para incorporar dichos controles.

El decreto impide la rotulación de los referidos salones y los locales de apuestas con modalidades de juegos de juego y locales de apuestas con modalidades de juegos no autorizados en los mismos, como casinos o ruletas. Se ha modificado la regulación de la exclusión de las máquinas con juegos infantiles o deportivos que conceden vales, fichas o elementos canjeables por regalos para prohibir aquellas que presenten una apariencia similar a las máquinas de juego para adultos.

Este decreto establece, asimismo, que el 0,7 por ciento de la recaudación impositiva procedente del juego se destine a políticas de prevención y tratamiento de la ludopatía a través de la Administración madrileña.

Las cuantías de las sanciones se han visto también incrementadas, pudiendo alcanzar hasta los 9.000 euros por menor, así como la suspensión de la actividad por seis meses en algunos casos, llegando a cinco años en las infracciones graves.

Para dicho control, la Comunidad de Madrid incrementará la plantilla de inspectores de juego con tres nuevos puestos hasta alcanzar un total de nueve, que se suman a la Brigada de Juego de la Policía Nacional para la regional, con un total de seis agentes.