La Comunidad de Madrid reactiva las pruebas rápidas de VIH y sífilis

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha reactivado las pruebas rápidas para combatir el VIH y la sífilis tras un largo periodo de abandono donde se llegaron a quedar sin kits para poder realizarlas, y tras tres años de prácticamente congelar los encuentros del grupo de expertos que se creó en 2016 para avanzar en la diagnosis y tratamiento de estas enfermedades.

La Consejería de Sanidad ha solucionado en parte estas deficiencias a través de un contrato, sin concurso público -tal y como hiciera ya el pasado mes de enero con el programa Apoyo Positivo-, adjudicándolo a Educadores Sociales Las Alamedillas, de forma provisional.

La región concentra el 25 por ciento de los nuevos contagios anuales; 12.461 desde el año 2007, según datos en poder del Ministerio de Sanidad aún no consolidados (cabe, según los expertos, que el recuento definitivo arroje una cifra mayor). El número de diagnósticos no baja de los 1.000 anuales, más del 80 por ciento hombres. La tasa en Madrid es de 16,5 personas con el virus por cada 100.000 habitantes, que en el caso de los varones, asciende a 30.

Diversas organizaciones que trabajan con personas con VIH han ido remitiendo quejas a lo largo de la legislatura sobre el retraso de las ayudas, y pese a que la gestión a veces ha sido atropellada, según las ONG,s, el Gobierno regional ha abierto una nueva vía de financiación para prevención de 500.000 euros, que ya ha llegado a las organizaciones aunque con retraso.

La Comunidad de Madrid fue pionera en la implantación de un programa de pruebas rápidas en los centros de salud en 2009, poniéndose en marcha en ocho puntos, con la promesa de que se ampliaría progresivamente. Diez años después, el número de centros de salud sigue siendo el mismo y durante casi un mes ninguno de ellos ha dado citas a pacientes que sospechan haber podido adquirir el virus porque no disponían del material para hacer las pruebas rápidas.