Buscan entre 300 personas el ADN encontrado en la mujer apuñalada en Meco

La Guardia Civil busca entre 300 sospechosos el ADN encontrado en la escena del crimen de Miriam Vallejo, una joven de 25 años, cuyo cadáver fue encontrado apuñalado en un descampado de la localidad madrileña de Meco, hechos que ocurrieron mientras paseaba a cuatro perros cerca de donde vivía, en Villanueva de la Torre (Guadalajara), encontrándose el cadáver el pasado 16 de enero a las 21 horas.

Miriam Vallejo -más conocida como Mimi- falleció cuando un desconocido la atacó y le asestó cerca una docena de puñaladas, según los datos de la investigación hubo un intento de violación, pero la joven opuso resistencia y luchó contra su asesino, motivo por el cual el ADN del atacante quedó impregnado en las uñas de la fallecida. La Guardia Civil coteja estas pruebas biológicas con los hombres con quienes Mimi habló a través de distintas aplicaciones, ya que las primeras hipótesis barajan la posibilidad de que el asesino fuese alguien conocido de la mujer ya que los perros no reaccionaron a la agresión. Estas investigaciones barajan, asimismo, la posibilidad de que la persona que produjo la muerte fuese una mujer, que se habría llevado el teléfono móvil borrando algunos mensajes y abandonándolo con posterioridad.

En la actualidad se busca en las relaciones vía internet y app iniciadas por la víctima, por este motivo, el grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil en colaboración con el grupo de Homicidios busca entre los 300 contactos que la joven hizo en las aplicaciones; hasta el momento 50 hombres han prestado voluntariamente su ADN a los investigadores para que lo cotejen.