El conflicto con los médicos de Atención Primaria podría acabar en huelga

El próximo día 27 de abril los facultativos de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid decidirán si realizan una convocatoria de huelga, al darse por “rotas” las negociaciones que la plataforma AP Se Mueve (donde está integrada AMYTS y AFEM) y el Gobierno regional mantenían, ya que este último plantea la precaria situación de la AP como una cuestión de organización y no por la escasez de recursos, especialmente la falta de personal sanitario.

Con bastante probabilidad, y si no cambia el curso de las negociaciones, el 17 de mayo (a las puertas de la cita electoral autonómica) la infraestructura de la Atención Primaria madrileña se encontraría en paro. Asimismo, la plataforma ha empezado a enviar cartas a los centros de salud sondeando la postura del global del colectivo y recomendando “que cada médico tome el tiempo necesario que haga falta para atender a los pacientes”.

Precisamente el tiempo dedicado a cada paciente de los centros de salud comunitarios, es una de las bases de la negociación que se lleva a cabo con el Ejecutivo de la Puerta del Sol, ya que según cálculos realizados la mayoría de los facultativos no tiene más de seis minutos por enfermo, lo que está por debajo de las cifras óptimas planteadas por la propia Consejería de Salud regional, que se encontrarían en diez minutos para los médicos de familia y quince para los pediatras.

La línea de batalla se encuentra en torno a las cifras que aportan cada parte del conflicto; la Comunidad lo hace en un 11 por ciento las ausencia e insiste en el sobredimensionamiento de los centros, mientras los cálculos de la AP SE Mueve determina que faltan unos 600 médicos de familia y 150 pediatras. Otra cuestión de desacuerdo son los propios contratos de dichos facultativos, que califican como “basura”, no pudiendo los eventuales siquiera disfrutar de vacaciones, según la plataforma.