La Comunidad recomienda informarse sobre derechos y deberes a la hora de viajar

Eliminar los historiales de búsquedas por Internet, así como las ‘cookies’, una vez terminada la búsqueda o consultas de información sobre viajes (ya que dichos datos quedan almacenados en el ordenador para facilitar búsquedas pero guardan las preferencias del usuario, lo que repercute en el precio final que las web ofrecen encareciendo la reserva online), conocer las ofertas, confirmar los billetes, conocer la normativa al respecto y sus reclamaciones, así como las obligaciones de los establecimientos hoteleros, se encuentra entre las recomendaciones que la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid ha realizado de cara a este periodo vacacional de Semana Santa en caso de querer acometer algún viaje.

La Comunidad recomienda no dejarse llevar por los mensajes y avisos que saltan a la pantalla del tipo ‘último disponible’ o ‘le quedan X minutos para finalizar su reserva’, encaminados a que cerremos la compra cuanto antes sin detenernos en las condiciones de la reserva. Por ello, es muy recomendable no confirmarla sin haber leído antes cada uno de los pasos que hay que aceptar. Esta Dirección General recuerda asimismo que tienen derecho a conocer el precio final del viaje que están comprando incluyendo todos los impuestos, tasas o recargos extra.

En lo referente a vuelos, resulta conveniente conocer la normativa referida a denegación de embarque (el overbooking) y las compensaciones a las que se tiene derecho, al igual que en los casos de cancelaciones de vuelos y retrasos, por anticipado. Estas compensaciones previstas para pasajeros de aviones, barcos, trenes o autobús pueden consultarse en el Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid.

Conviene también tener muy en cuenta que tenemos derecho a reclamar en el caso de pérdidas de equipaje o deterioro del mismo. Es muy importante no abandonar el aeropuerto sin haber reclamado antes el daño o la pérdida de una maleta. Si se tiene algún problema al respecto hay que acudir al mostrador de la compañía con la que se ha realizado el viaje. En estos casos, tampoco hay que tirar los tiques de los artículos de aseo o prendas que hayamos tenido que comprar por la pérdida de nuestra maleta en un lugar distinto al lugar de residencia.

Los establecimientos deben ofrecer una información clara sobre los precios y las características del alojamiento. La publicidad es vinculante, por lo que la empresa debe cumplir con lo especificado. Los establecimientos turísticos deben exhibir su categoría en la entrada principal del alojamiento: los hoteles con estrellas, los apartamentos con una llave y los campings con un triángulo.

Los alojamientos de uso turístico deben disponer de agua potable, energía eléctrica, calefacción y en su caso refrigeración. Tanto las estancias como los baños de estos establecimientos han de estar limpios, en buenas condiciones de conservación, higiene y comodidad y disponer de agua caliente. Estos alojamientos están obligados a entregar al cliente una factura, en la que se desglosen por días los servicios prestados, el número de la habitación y el de personas hospedadas y la fecha de entrada y salida.

En el caso de no estar conforme con alguno de los servicios contratados, la Comunidad recuerda que se puede presentar una reclamación solicitando la hoja de reclamaciones -que debe ser facilitada por la empresa- y presentándola en cualquier formato en la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid para alojamientos, agencias de viaje o  viajes combinados, o ante la Dirección General de Comercio y Consumo para el resto de servicios, donde se le informará del organismo competente para el viaje en cuestión o se realizarán las actuaciones oportunas.