Alcalá de Henares se sitúa como segunda localidad en incidentes de odio LGTB

El Observatorio contra la LGTBIfobia (homofobia, transfobia y bifobia) ha emitido un informe en el que aparecen 345 incidentes de odio, tanto físicos como psíquicos, contra personas LGTB en 2018 en la Comunidad de Madrid, algo más de 28 al mes y una cifra de denuncias un 7,5 por ciento superior al periodo anual anterior. El municipio de Alcalá de Henares se sitúa en segundo lugar en este tipo de denuncias -después de la capital madrileña- con nueve casos registrados, y le sigue Parla. De todos ellos, solamente un 30 por ciento fueron denuncias realizadas ante administraciones públicas (Justicia -Fiscalía- o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado).

El tipo más habitual de agresiones son las verbales, hostigamiento, reproducción de discurso de odio en medios de comunicación o redes sociales y agresiones físicas. Entre ellos se encuentran palizas por la vía pública o en discotecas, amenazas de muerte y frases de trato degradante como «todos los maricones deberíais estar muertos», según refleja el Observatorio. Asimismo, este organismo señala también que ha habido denegaciones de servicios en centros de ocio, rechazo y violencia dentro de algunas familias y centros de trabajo, así como acoso LGTBIfóbico en colegios. 

La Fiscalía de Alcalá llevará el caso de los cursos del Obispado

Durante el 2018 el Observatorio ha tenido contacto con tres casos de terapias de aversión, también llamadas terapias para ‘curar’ la homosexualidad, como las que oferta el Obispado de Alcalá de Henares de la mano de su obispo Reig Plà (amparadas con posterioridad por el cónclave de la iglesia católica española con posterioridad) según una investigación publicada por eldiario.es.

Precisamente, sobre estos hechos la Fiscalía de Madrid se ha inhibido a favor de la de Alcalá de Henares en la denuncia de la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción (FACUA) contra la Diócesis de Alcalá de Henares por delitos de odio e intrusismo profesional en relación a dichos cursos, que imparte un centro de orientación vinculado este Obispado, en el que se pretenden dar pautas para «curar» la homosexualidad, tal y como han informado a Europa Press fuentes fiscales.

Precisamente, el pasado jueves el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, presentó en el registro de la Fiscalía la denuncia por un delito de odio del artículo 510 del Código Penal y otro de instrusismo profesional del artículo 403. En concreto, se solicitaba a la Fiscalía que investigase la actividad “pseudo científica desarrollada tanto por la Diócesis de Alcalá de Henares como por personas jurídicas y personas físicas que pudieran haber participado de alguna forma en el desarrollo” de los cursos.

Lugares y tipología de las agresiónes

En cuanto al lugar en el que se han localizado la mayor parte de incidentes, destaca la vía pública, con un 42,9 por ciento de los casos,»donde la visibilidad tiene más fuerza», según apunta el informe, sigiéndole las redes sociales y la vivienda habitual. 

En dicho informe se analiza también el perfil de víctima, siendo la persona que más denuncia incidentes de odio un hombre gay cisexual (que no es trans). Dentro de las orientaciones sexuales, destaca con diferencia la de hombre gay (82,8 por ciento), con pocas denuncias de mujeres lesbianas o de personas bisexuales. Los hombres cis están representados con un 62,3 por ciento de incidentes, las mujeres cis con un 8,1 por ciento, las mujeres trans, un 4,9 por ciento y los hombres trans, un 4,3 por ciento. En cuanto a la edad, destaca la franja de los 20 a los 29 años y de los 30 a los 39. Cabe destacar que el 63,2 por ciento de las víctimas no conocía a su agresor.

El informe destaca que el 70 por ciento de los incidentes nunca se denunció a la Policía, una cifra que se mantiene prácticamente invariable con respecto al año anterior, apuntando que «en absoluto representan el número completo de incidentes acaecidos en nuestro territorio en 2018”, siendo estos datos la punta del iceberg de los incidentes LGTBIfóbicos.